miércoles, septiembre 15, 2010

Proverbios del infierno




Un recuerdo de William Blake (1757-1827).

  • En época de siembra aprende, en la cosecha enseña, en invierno disfruta.
  • El acto más sublime es poner a otro ante tí.
  • Nunca perdió el águila tanto tiempo como cuando se rebajó a aprender del cuervo.
  • Piensa por la mañana, actúa al mediodía, come al anochecer, duerme por la noche.
  • Crear una florecilla es una labor de siglos.
  • La condena, estimula; la bendición, relaja.
  • El progreso traza caminos rectos; pero los tortuosos caminos sin progreso son los caminos del genio.


Blake, genial disidente romántico, fustigador del dualismo religioso y el racionalismo empirista. Se sitúa del lado de las víctimas de la corrupción capitalista y del engaño religioso. Ácrata frente al dogma de la razón y el orgullo de los poderosos. Hace del arte dialéctica de contrarios, de los que se alimenta la existencia humana y sin los cuales no es posible el progreso. Su obra pone en evidencia, como decía Gregory Bateson, que la poesía no es una especie de prosa distorsionada y ornamentada, sino que más bien la prosa es una poesía que ha sido despojada de sus indumentos y atada al lecho de Procusto de la lógica.

No hay comentarios: